EQUIPAMIENTO PARA CARPINTERÍAS
Utilizamos las cookies, incluso de terceras partes, para personalizar tu experiencia de usuario y para estudiar cómo se utiliza nuestro sitio web. Si sigues utilizando este sitio web aceptas nuestras cookies. Para obtener más informaciones haz clic aquí

La fase de instalación de los cerramientos es fundamental en el acabado de un edificio, tanto civil como industrial. Colocar las puertas y las ventanas define literalmente el espacio interno y marca una división entre el exterior y el interior del inmueble.
Las empresas que se dedican a los cerramientos y carpinterías tienen que poner una atención especial en la fase de transporte de los materiales desde el almacén de la empresa a la sede definitivamente en que serán asignados. Los materiales con que se realizan puertas y ventanas son propensos a romperse o a deteriorarse, comprometiendo así su integridad, su estética e incluso su funcionalidad.
Por eso la furgoneta utilizada, en general de grandes dimensiones y de techo alto, tiene que equiparse adecuadamente para ofrecer al usuario sobre todo:


  • un amplio espacio de carga,
  • bloqueo seguro del contenido,
  • suficiente comodidad en el acceso al receptáculo posterior.

Equipamiento para carpinterías: las protecciones para la carrocería

Desplazar objetos de gran tamaño dentro del receptáculo de la furgoneta significa poner las paredes y el suelo del vehículo en riesgo de abolladuras. Por eso, si la furgoneta se utiliza para transportar puertas y ventanas, es de primaria importancia proteger las superficies internas con paneles específicos.
Syncro System ha utilizado para la Fiat Ducato ilustrada en esta página, una plataforma en madera resinada multicapa, cortada a medida para el modelo de furgoneta del cliente y fijada por los técnicos Syncro. Para las paredes y las puertas el cliente ha elegido paneles en plástico alveolar: además de revestir la carrocería para protegerla, son en las paredes laterales la base ideal para fijar los equipamientos.

Equipamiento para puertas y ventanas: las estructuras internas de la furgoneta

De hecho sólo la pared izquierda ha sido equipada: dos muebles adyacentes, constituidos por una serie de repisas de estantería abiertos, ofrecen un amplio espacio para guardar pequeños utensilios y materiales de distintos tipos a utilizar en la fase de instalación de las carpinterías. Además de los estantes, se han introducido dos cajones metálicos perfectos para colocar objetos que no puedan golpearse y, en la parte en contacto con el suelo, un sujetamaletines con correa de bloqueo. Aquí pueden colocarse los maletines portaminuterías que luego se llevarán a la obra junto a las puertas y ventanas a montar. En la sección apical se ha instalado un canalón para materiales "largos".
El costado exterior de la artesa aloja una serie de accesorios para furgoneta: un contenedor metálico portaobjetos, un portacartuchos de silicona, un rollo para el papel y un botiquín de primeros auxilios.
La pared derecha ha sido equipada con un simple bastidor portaherramientas, mientras el separador de fondo, excepto por lo que se refiere a una guía de fijación, se ha dejado libre completamente.
El paso de rueda derecho está cubierto con un protector del paso de rueda en acero y madera multicapa.
La real peculiaridad de este equipamiento para furgoneta utilizado para el transporte de carpinterías, son las barras sujeta carga.

Equipamiento para el transporte de carpinterías: una solución excelente con las barras sujetacarga

Además de la estructura (es decir la carpintería propiamente dicha), generalmente en madera o metal o plástico, está el cristal: casi siempre las ventanas, y a veces también las puertas, están constituidas por una placa de cristal templado que, como es obvio, requiere determinadas atenciones durante el transporte para evitar que se produzcan daños y con ello que no pueda utilizarse.
Las barras sujetacarga utilizadas en este equipamiento para carpinterías responden precisamente a esta necesidad. introducidas entre dos guías fresadas, dispuestas en vertical entre el techo y el suelo o en las paredes laterales, las barras, fresadas, permiten subdividir el espacio del receptáculo en compartimentos seguros, tanto en vertical como en horizontal. En los lados estrechos de las barras, además, está presente un perfil en goma antigolpes que reduce a cero el riesgo de dañar el material transportado, incluso sólo por contacto.