Utilizamos las cookies, incluso de terceras partes, para personalizar tu experiencia de usuario y para estudiar cómo se utiliza nuestro sitio web. Si sigues utilizando este sitio web aceptas nuestras cookies. Para obtener más informaciones haz clic aquí

Supermoto: Gallan se distingue en Bélgica

El piloto de Supermotos Matteo Gallan, de 28 años, de Lodi, patrocinado por Syncro System, ha defendido con honor los colores del grupo en el mayor evento de supermoto a nivel internacional, el Ladbrokes Superbiker, del que Valentino Rossi es uno de los mayores fans. El evento se celebró en el municipio belga de Mettet, en la provincia de Vallona de Namur, entre el 6 y el 8 de octubre pasado. En el Circuito Jules Tacheny más de 200 participantes de todo el mundo se disputaron el título final de la 31ª edición, que consiguió el francés Thomas Charerye.

La competición de Matteo Gallan

Matteo Gallan abrió positivamente el evento belga con un 13º lugar en las pruebas libres del 6 de octubre. Todavía mejor el resultado de las cualificaciones del día siguiente: octavo lugar para él, que volvió a entrar en el grupo, siendo admitido a las semifinales de la última jornada de competición. Lamentablemente el tiempo no acompañó como en otras ocasiones en que había brillado el sol. En la carrera decisiva para la final, bajo una lluvia torrencial, Gallan fue excluido definitivamente. Pequeña desilusión, en el balance de un fin de semana realmente positivo.
Esto es lo que comentó Matteo: "Desgraciadamente no he conseguido entrar en la final. He llegado hasta aquí, pasaban los primeros cuatro. De todas formas, ha sido genial... Probablemente una de las últimas... bye bye Superbiker".

Dos palabras sobre el Ladbrokes Superbiker

La competición belga nació silenciosa, hace 31 años, cuando la nueva disciplina del Superbiker llegaba a Europa desde la otra parte del océano. En sus inicios, casi una fiesta de pueblo con pocos participantes y mucho entusiasmo; a lo largo de los años se ha convertido en una de las más celebradas a nivel internacional, con muchas competiciones y eventos colaterales dedicados a entretener al público. Desde el 2010 las carreras de Superbike tienen lugar en un circuito fijo, construido ad hoc, con estándar de seguridad elevados para los pilotos y los espectadores.