Utilizamos las cookies, incluso de terceras partes, para personalizar tu experiencia de usuario y para estudiar cómo se utiliza nuestro sitio web. Si sigues utilizando este sitio web aceptas nuestras cookies. Para obtener más informaciones haz clic aquí

Syncro System en el 34º Rally Città di Bassano

La pareja Michele Crescenzo (piloto) - Mauro Savegnago (navegador) patrocinada por Syncro System, concluye espléndidamente el 34º Rally Città di Bassano, 29-30 de septiembre de 2017.

Ocho pruebas (una anulada) en dos días, continuas curvas y emociones, 107 coches en competición para el rally moderno, 170 para el histórico. En breve: 34º Rally Città di Bassano, que este año ha visto entre los patrocinadores también a Syncro System. En adjudicarse el primer lugar del pódium, el favoritísimo Eddie Sciessere, ganador de la pasada edición, este año en pareja con Flavio Zanella.
La marca gris y azul de Syncro System ha acompañado a lo largo de los 400 km de recorrido la "puffetta" (la pitufa) de la tripulación totalmente vicentina, formado por Michele Crescenzo y Mauro Savegnago. 



"Qué decir… - comenta en caliente Michele Crescenzo pocas horas después de la llegada de la última prueba especial - Llegar a fondo al 34ª rally città di Bassano, la competición local, el "mundialito", me ha dado una alegría inmensa".

También este año el Rally no ha ahorrado emociones fuertes a los aficionados, con el cambio de escena de la anulación de la última prueba especial de Campo Croce. El rally puso a dura prueba a las tripulaciones, con una serie de recorridos impresionantes en la altiplanicie de Asiago, en las vueltas de Foza y Rubbio y luego en el macizo del Grappa, con pruebas en Campo Croce y San Giovanni. Excelente la prestación de la "puffetta", el coche de carreras de la pareja Crescenzo-Savegnano: un Peugeot 206 16V de color, como es obvio, azul pitufo.

"Hemos intentado prepararlo lo mejor posible en los mínimos detalles. La competición ha sido dura y muy técnica. Salir de cada prueba especial era un milagro... ¡en la carretera había de todo!" - comenta orgulloso Crescenzo en su muro de Facebook -" ¿El coche? Un misil, un verdadero 106 de competición, muy bonito y muy cuidado, estoy orgulloso de haberme sentado en él durante 400 km en total".