Utilizamos las cookies, incluso de terceras partes, para personalizar tu experiencia de usuario y para estudiar cómo se utiliza nuestro sitio web. Si sigues utilizando este sitio web aceptas nuestras cookies. Para obtener más informaciones haz clic aquí

El Grupo Syncro System

Historia, Filosofía y Sistemas de Producción del Grupo Syncro System.
Aquí el video que cuenta la historia del grupo Syncro.

Historia

Francom nació en el año 1960 gracias al talento de Francesco Comunello. Francesco, que nació en el año 1933, era un gran aficionado al ciclismo; no podía permitirse comprarse una bicicleta y decidió fabricarla él mismo. Así es como empezó todo. Ya en el año 1953 alquiló una habitación en el centro de San Zeno di Cassola donde reparaba y fabricaba bicicletas. A partir de ese momento trabajar con tubos metálicos le dio el empujón necesario para crear su primera patente: asas de metal para herramientas agrícolas.



Visualiza Francom Spa - Syncro System en un mapa más grande
Francom Spa
Via San Zeno, 8
36022 Cassola (VI) Italy
Tel. 0424/570062 Fax 0424/570754
Email info@syncro-system.com
P.ta IVA 00812440246

Los comienzos

Con Francisco trabajó desde el principio Maria, su mujer, a quién dieron luego el apodo de “Maria mecánica”. La actividad nació en un contexto histórico de grandes perspectivas. Se vivían los años del boom económico, pero en un Véneto sin grandes polos industriales con que contar había decidir si quedarse en el país o irse al extranjero. Muchos optaron por emigrar, buscando fortuna fuera, muchos otros como Francesco Comunello prefirieron poner en marcha una actividad. Sin fondos y sin una visión clara del futuro, pero con gran valor, muchas ideas y espíritu de iniciativa.

Francesco Comunello empezó solo y con pocos medios pero en pocos años, gracias a las decisiones tomadas, la empresa creció tanto que se abrió a los mercados extranjeros.

La década de los 70: la empresa empieza a fabricar cajas portaherramientas.

En la década de los 70, la venta de herramientas para la agricultura empezó a disminuir tras la difusión de la mecanización del trabajo en los campos: la utilización de instrumentos manuales daba paso a la tecnología. Esta fue su primera gran decisión, Francesco la tomó en poco tiempo y sin pensárselo dos veces, lanzándose en un sector completamente distinto y activando la producción de cajas portaherramientas y portavalores en metal.
Esta decisión hizo que Francom diera un salto hacia adelante que la llevó, a principios de la década de los 80, a tener quince trabajadores; el propietario decidió invertir todos los beneficios de la actividad en la construcción de un nuevo establecimiento: en el año 1981 se completaron los trabajos de la nave de San Zeno di Cassola, que todavía se utiliza en la actualidad, a pocos pasos del primer taller alquilado casi 30 años antes.